Hermosa Motenita mía, te pido que desde ya selles con el poder de la sangre preciosa de tu hijo nuestro matrimonio, y que en nuestro hogar siempre estés tu y nuestro Señor presentes.