«Padre Eterno, Te Ofrezco la Mas Preciosa Sangre de tu Divino Hijo Jesús,
Unido a las misas celebradas hoy alrededor del mundo por todas las
santas Almas del Purgatorio, pecadores en la iglesia universal, y por aquellos en mi propio hogar y dentro de mi familia
amen..»