Santísima Madre, ahora que nos encontramos agobiados por esta terrible enfermedad que azota al mundo, te rogamos nos cubras con tu divino manto y nos protejas, manteniéndonos unidos ante la adversidad y sobre todo que nunca perdamos la fe y la confianza en Dios. Amén