Dulce madre no te alejes, tú vista de mí no apartes. Ven conmigo a todas partes y solos nunca nos dejes. Ya que nos protejes tanto como verdadera madre. Haz que nos bendiga el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo