Por mi familia, mis amigos y mis enemigos, que podamos entre los pliegues de tu manto llegar al cielo, tus esclavitos más humildes