Virgen de la Guadalupe, bendice el amor que Rosa derramó sobre todos nosotros. Toma bajo tu protección misericordiosa a sus hijos y nietas a quienes ella ha tenido que abandonar aquí en la Tierra. Concédele descanso eterno y luz perpetua.