Por el eterno descanso de Felipe Dioses Socola, para que Nuestra Madre la Virgen María de Guadalupe interceda ante Jesús por su alma y que ya esté gozando de la Presencia de Jesús de Nazareth.

Que ella tenga compasión de él, ya que ella dijo:

«No estoy yo aquí, que soy tu Madre».

Aquí estamos madre del Tepeyac. No nos olvides.