Oh Guadalupana, te encomendamos el alma de tu hija María Barbara Durazno de Nole, para que esté en la presencia de Cristo. Amen.