Oh Guadalupana, acuerdate de tu hija María Barbara Durazno de Nole y haz que goce de Dios. Así sea.