Oh Madre mía, acuérdate de tu Hija María Barbara y concedele la gracia de estar en el reino de Dios. Así sea.