Dios los reciba en su gloria