Petición hecha por su devota María Teresa Vera Penachí: «Virgencita amada, te pido por la conversión espiritual de mi hija, protégela y aléjala del camino del mal, sana nuestra relación y limpia nuestros corazones de odios y rencores. Cuida y protege a nuestra familia de todo mal espiritual y físico»