Señora mía, en tus manos está la salud De mi madre. Te pido que comience a saturar bien y que recupere su capacidad pulmonar para que pueda volver a casa. Gracias mi Señora.