Mamita María de Guadalupe, yo sé que estás aquí y eres mi madre, que no mi corazón no se debe turbar, pero por favor escúchame en estos momentos de angustia e intercede por nosotras ante tu hijo Jesús, porque cuando tú ruegas todo se alcanza, nada se niega.