Dulcísima Virgen María, suplicamos tu intercesión maternal para la conversión de México y los mexicanos. Que vuelvan sus ojos, sus corazones y almas a Nuestro Señor Jesucristo y a tí y sepan elegir correctamente a sus autoridades y se mantengan fieles a Nuestro Señor Jesucristo. Que sepan ser fieles y mantener una fe firme en las pruebas que están enfrentando y en las que habrán de enfrentar en el futuro próximo.