Cuando muere un ser querido se  transpota a nuestro corazón y vivirá siempre en nuestra memoria