Señor, tú que conoces la pena que me embarga por la muerte de mi madre Hilda Hernández Mendoza anímame con el pensamiento de que ya vive feliz, junto a ti, en la gloria eterna. Por Cristo nuestro Señor. Amén