Gracias Señor por la salud que ya derramas en nuestro cuerpo, gracias por tu eterno amor, gracias por tu misericordia infinita, Bendito y Alabado seas por los siglos de los siglos, AMEN!