Que nuestro padre Misericordioso que lo llamó a su gloria para contarlo entre sus ángeles, brinde fortaleza, conformidad y esperanza a su familia y a todos los que gozamos de su cariño y amistad en este mundo y le extrañamos, con la esperanza de encontrarlo nuevamente cuando llegue nuestra hora.