Recibe, Señor, el alma de nuestro hijo Henry Cabrera que has querido llamar cerca de ti: concedele que, libre de toda culpa, llegue a participar de la vida eterna y de la luz que jamas terminara, y pueda unirse a los santos y elegidos en la gloria de la resurrección. Por Cristo nuestro Señor. Amen