Padre santo, Dios eterno y Todopoderoso, te pedimos por Esperanza  que llamaste de este mundo.

 

Dale la felicidad, la luz y la paz. Que él, habiendo pasado por la muerte, participe con los santos de la luz eterna, como le prometiste a Abraham y a su descendencia

 

Que su alma no sufra más, y te dignes resucitarlo con los santos el día de la resurrección y la recompensa

 

Perdónale sus pecados para que alcance junto a Ti la vida inmortal en el reino eterna

 

Por Jesucristo, Tu Hijo, en la unidad del Espíritu Santo

 

Amén