Por el eterno descanso de Irma Lora de Lopez