Gracias a Dios por habernos permitido disfrutar de nuestra madre y abuela más de 101 años.  Te pedimos que la acojas en tu seno y descanse eternamente en tu gloria.

En vida, fue una persona que supo guiar a su familia y salir adelante de todas las adversidades.