Mamá, a dónde la misericordia de Dios os haya colocado te envío mi amor, mi oración y la luz del Amor Divino, que su Sangre preciosa se derrame sobre tu alma y brille para tí la Luz perpetua, así sea.