Madre mía por tu divina interseción pido la recuperación total de mi madre, Judith Sabina, quien lucha contra un agresivo cáncer. Jesús es el verdadero doctor de doctores y junto a mi Dios son quienes tienen la última palabra.