Querida virgencita te entrego a mi papito para que lo cuides y protejas de todo peligro y que pronto pueda volver a casa y estar junto a nosotros. Cúbrelo con tu manto de amor por siempre.