Que Dios Padre reciba a Carmelita en sus brazos y le conceda las promesas de su hijo Jesús en un descanso eterno y brille para ella la luz perpetua

Que sus hijos Luis Alfonso y Silvia reciban la paz y la fortaleza y que por intercesión de Santa María de Guadalupe sea sanado su corazón