Madre querida, que los adolescentes y jóvenes de México guarden las palabras de tu Hijo Jesús en su corazón. Que los planes educativos busquen un verdadero crecimiento humano, libre de toda influencia maligna.