Madre querida, ilumina a los dirigentes educativos reunidos en este momento, para que sus planes busquen un verdadero crecimiento humano hacia la Divinidad de tu Hijo; aleja toda influencia maligna de su pensamiento y de su actuar. Intercede, Madre mía, para que el Espíritu Santo descienda sobre ellos.