Que Dios reciba su alma en su Santa Gloria