Por María del Pilar Acosta Vale, a un mes de su encuentro con el Señor.