Mamita linda quiero decirte que desde el día que te fuiste para nosotros el mundo no es igual, te extrañamos cada segundo de nuestras vidas. Te amamos y le pedímos a Dios nuestro señor  Jesucristo y a nuestra madre virgen María de Guadalupe que te cuiden y que permitan que tú luz nos ilumine siempre.