Si por tu sangre preciosa los habéis redimido, que lo perdones por tu pasión dolorosa