Para que el señor reciba su alma, en su santa gloria.