Dios, en tus manos está la vida de Sergio López Acosta, tu sabes cómo ayudarlo y darle la fortaleza necesaria.