Madre mía de Guadalupe, amadísima, me encomiendo a tí en la segunda sesión de mi tratamiento médico, el próximo 25 de septiembre. Ruego a Dios con tu intercesión, mi salud completa de alma y cuerpo, y esa petición especial de fe y gloria a Dios, que he puesto en vuestras manos.