Gracias Padre mío por haber enviado a Isabel a mis brazos, por permitirme experimentar el amor de madre.  También por haberme dado a José Luis como hermano, permitirme recibir su cariño.