Señor recibe en tus benditas manos el alma de Jorge Eduardo Vega Ramirez, y su amada familia protegelas y bedicelas