Oh virgencita de Guadalupe, que para ti no hay imposibles, me pongo a tus pies y te imploro que remedies a mi bebita, que le permitas tener una vida larga, sana y plena a nuestro lado, y te prometo que con su papá dedicaremos la nuestra a hacerla feliz. Amén.