Que Dios la tenga en su santa gloria…