Virgencita linda, muchas gracias porque  mi mamá Epifania Claudio Vivaldo sigue recuperándose de la cirugía y del cáncer, lo más pesado  ya pasó gracias a tu infinita misericordia, tu amor y protección, ahora a seguir con el tratamiento, dale fuerza a su cuerpo y espíritu para que no desista y todo siga marchando bien para ella. Bendícenos madrecita nuestra.