Dales Señor a mis abuelitos Dolores Hernández de Paz, Carlos Paz, mi tía Patricia Paz Hernández y mi prima Cristina Barrera Paz, por intercesión de tu Santísima Madre la bienamada Virgen María de Guadalupe, el descanso eterno y luzca para ellas la luz perpetua de tu amor. Así sea.