Gracias María, madre de Dios y mamita Lupita nuestra, tu que te apareciste a San Juan Diego, para el bien de la humanidad. Por todo lo que nos has dado, 491 veces perdonado y aliviado. Gracias por darnos esta familia y por apapacharnos con tantos dones.